Empresarios brasileños encontraron en Arequipa una gran oportunidad para invertir